Vacaciones con niños: 5 elementos que no pueden faltar en la maleta


Viajar con niños
07Jun

Vacaciones con niños: 5 elementos que no pueden faltar en la maleta

Por muchas vacaciones que hagamos siempre nos dejamos algo. Más o menos grave, este despiste siempre nos supondrá una molestia justo cuando nada debería perturbarnos la paz. Inevitablemente, el riesgo de dejarnos algo se multiplica cuando viajamos con niños: el peluche preferido, la mantita de cuna sin la que el peque ni duerme ni deja dormir… sabemos de lo que hablamos ¿verdad?

Hay elementos que siempre deben acompañarnos en una maleta y que ahora comentaremos. Para todos los demás, permitidme un consejo: haced una lista. No cuando vayáis a preparar las maletas. Mucho antes. En cuanto tengáis claro dónde vais y podáis prever las posibles necesidades. Hacedla en familia y tenedla a mano. Que sea participativa y que se vaya cumplimentando a lo largo de los días. No solo será una lista más meditada sino que, además, os permitirá saborear un poquito de las vacaciones a medida que se acerquen. 

Necesidades particulares aparte, vamos ahora con los clásicos:

  • Botiquín. Si viajamos por cuenta propia, debería ir siempre en el coche. Pastillas para el mareo, agua oxigenada, gasas, pomada para golpes, picaduras… Para necesidades concretas, no está de más ser previsores y llevarnos más que menos (inhaladores, antiestamínicos…) y repartirlos entre el equipaje. Las mascarillas y el gel hidroalcóhólico deben tener su hueco… aunque por poco poquito tiempo  
  • El sol nos espera. En la playa, en la montaña o sobre el asfalto, el verano es verano: gorras –sobre todo para los niños-, cremas solares, hidratantes… disfrutemos del sol con total seguridad. Si vamos a la costa, las toallas, “chanclas” y bañadores son lo primero que van a la maleta. Acordémonos, eso sí, de meter una bolsa de playa o una mochilita para facilitar la excursión matutina a la arena.
  • Tecnología. Que levante la mano el que nunca se dejó el cargador en casa… Cables, enchufes, adaptadores para la red eléctrica si vamos al extranjero, móviles, tablets, portátiles… cada vez viajamos con más “megas” en la maleta. Pero es cierto que una pantalla nos puede dar la vida en un momento dado. Un juego, una peli, o una serie, son nuestras mejores bazas para negociar una pizca de tranquilidad (¡mi reino por una siesta!). Llegados a este punto, no olvidemos acordar con los peques qué cargamos -y qué no- en los dispositivos. Otro punto importante es vaciar de fotos y vídeos la memoria de los teléfonos, que luego siempre pasa lo que pasa. Y pensad, por ejemplo, si en casa usáis algún tipo de lamparita quitamiedos en la habitación de los peques. Lleváosla. Vuestro descanso os lo agradecerá.
  • El cuento o el libro favorito de los peques es siempre un imprescindible. Y si son un poco más mayores, el verano es un excelente momento para aficionarlos a la lectura. Comentad con ellos cuáles son sus gustos y meted algo de lectura en la maleta. Tenemos en Internet excelentes blogs y foros donde encontrar excelentes recomendaciones según gustos y, sobre todo, edades.
  • Picoteo y refrescos. Si viajáis habitualmente en coche con los peques, sabéis de la importancia de llevar una neverita con agua y algún refresco… y de acompañar todo viaje con variadas bolsas con snacks, papas, triángulos de maíz y todo lo que se tercie. “Matar el gusanillo” suele matar, también y afortunadamente, el aburrimiento. Y se agradece. 

Y esto es solo el principio de una lista tan única y especial como cada familia. Hacednos llegar vuestros “imprescindibles” a través de nuestras redes y en breve retomamos el tema, ampliando e incluyendo también las más divertidas y originales.